La Lógica

La Lógica, es un factor que debe de tenerse en cuenta a la hora de gestionar situaciones. Tener Lógica, sentido común o ser razonable, son conceptos a los que se suele aludir en el momento de gestionar situaciones relacionadas con la interacción humana. Planteamos que algo tiene Lógica, que es de sentido común, o que es razonable cuando lo percibimos de una determinada manera. ¿Hasta qué punto estos parámetros son subjetivos? ¿Tenemos todos la misma Lógica, el mismo sentido común y la misma forma de razonar? es más, ¿podemos hablar de conceptos diferentes? o por el contrario ¿son formas de definir el mismo factor desde distintos puntos? Lo cierto es que percibimos las cosas como Lógicas o ilógicas.

La Lógica es definida como “la ciencia que expone las leyes, modos y formas de pensar”, podríamos decir que intenta explicar el pensamiento humano, y el pensamiento humano es el producto del proceso de la razón. Por lo que, para ver en qué se basa la Lógica, debemos de desarrollar el proceso de razonamiento. El proceso de razonar tiene tres fases, estados o niveles. Estas fases son la aprehensión simple, la proposición y la inferencia. La primera fase o aprehensión simple no deja de ser la percepción que se tiene de las cosas, ideas o personas, pero sin emitir ningún tipo de juicio o dictamen sobre ellas, sin definirlas ni calificarlas. Cada concepto que tenemos registrado en nuestro cerebro, cada parámetro que existe y reconocemos, cada persona que identificamos, son objetos que han dejado una representación dentro de nuestro cerebro. En nuestra vida tenemos experiencias y vamos formándonos como individuos y personas. Esas experiencias van utilizándose para guardar representaciones de factores relacionados con ellas, como pueden ser las personas que vamos conociendo. De manera que, mañana si nos encontramos con alguna de estas personas, seremos capaces de identificarlas. Podríamos decir que el primer nivel del razonamiento se basa, en el reconocimiento de los objetos que conocemos por experiencias y formación, objetos que no dejan de ser, Personas, Cosas o Ideas, lo que yo coloquialmente defino como PCI (Personal Computer Information) o la información que tiene nuestro ordenador personal, nuestro cerebro. Información con la que jugamos, información que utilizamos en cada situación que vivimos. Está claro que este primer nivel es necesario para poder emitir un juicio o mejor un razonamiento sobre algo. ¿Cómo podríamos juzgar o razonar sobre algo que no identificamos? seria absurdo, ¿verdad?

El segundo nivel del razonamiento es la unión de dos de estos conceptos por medio de una cópula. Esta unión se llama promoción, y lo que se hace al unir dos conceptos, es la emisión de un juicio. Por ejemplo, unimos el concepto de una persona que conocemos, Manolo, con el concepto de rubio, de manera que creamos una proposición con los conceptos de Manolo-rubio, la cópula que los une en este caso es el verbo ser, Manolo es rubio. Este juicio esta formado por dos conceptos, y es lo que se denomina un Modus. Los Modus correctos son la afirmación del antecedente y la negación del consecuente ejemplo, si Juan es Rubio, si no es rubio no es Juan. Existen dos formas de crear Modus que son incorrectas, estas formas son la afirmación del consecuente y la negación del antecedente. Por ejemplo, si es rubio es Juan, si no es Juan no es rubio. Cuando alguien emite juicios, crea uniones entre dos conceptos, la forma de refutar su lógica es haciéndole caer en alguno de estos errores. Las proposiciones las hay de cuatro clases, las llamadas A, que sean universales afirmativas, las llamadas E, que son universales negativas, las llamadas I, que son las particulares afirmativas y las llamadas O, que son las particulares negativas.

El tercer nivel del razonamiento, es el de emitir un razonamiento, y esto se hace a partir de los juicios que una persona ha ido montando en su vida. Estos juicios hacen que se vayan creando asociaciones de los mismos que reúnen alguna característica. Imagínense que todas las personas rubias que conoce un individuo son altas. Esto hace que la mente de esta persona asocie la característica de ser rubio con la característica de ser alto, razonando que, las personas rubias son altas. Este razonamiento, lo que nos indica de este individuo es que, en los juicios que ha desarrollado, se ha dado la coincidencia de que las personas que él identifica con la característica de ser rubio, son además altos. Por lo que su razonamiento es que existe una unión entre ser rubio y ser alto. Debemos de pensar que es un parámetro lógico, ya que dentro de su conocimiento esta Lógica existe. A esta forma de razonar, donde se saca una norma de los juicios que se tienen, se le llama razonamiento inductivo. Este razonamiento es el culpable de muchos de nuestros juicios, pensemos que la afirmación los rubios son altos, es la unión de dos conceptos por medio de una cópula, y esto como se ha visto antes es un juicio, es decir, este juicio es una proposición de tipo A, universal afirmativa. Ahora nos hablan de una persona y nos dicen que es rubia, como nosotros ya tenemos un razonamiento inductivo sobre las personas rubias y es que tienen la característica de ser altos, creamos un segundo razonamiento uniendo esta norma que tenemos con el caso en particular que se nos da, y razonamos que esta persona debe de ser alta, a esta forma de razonar se la denomina razonamiento deductivo. Este tipo de razonamiento se produce cuando un caso en particular se compara con un juicio que se tenga ya creado y esta comparación se haga sobre el antecedente del juicio que se posee. Todavía existe una tercera forma de razonar, esta tercera forma es, que igual que antes nos hablan de una persona, pero ahora la característica que se nos indican de esta persona es que es alto. Igual que antes ya se tiene montado un juicio, donde se unen las características de rubio, como antecedente y alto, como consecuente. Cuando el concepto a comparar entre un juicio de un caso particular y una norma ya creada por el individuo, es el consecuente de la norma, entonces hablamos de razonamiento hipotético.

Cuando nacemos, con nuestras experiencias y formación vamos creando juicios por razonamiento inductivo, vamos creando normas, creencias y valores, que una vez vayamos creciendo nos sirven para desarrollar el razonamiento hipotético-deductivo, y así poder utilizar nuestros conocimientos para dar razonamiento a los nuevos acontecimientos que pasan en nuestra vida. Cuando una persona indica, asevera o afirma algo, lo que nos está dando es la puerta a cómo está montado su razonamiento inductivo, a qué creencias, normas y valores responde su Lógica. Podemos entender que la Lógica tiene unos parámetros universales desde los que es estudia, ya que su forma de desarrollarse es la misma en todos los individuos. Pero la Lógica de un individuo, es su Lógica, es su forma de razonar, es su sentido común, ya que está formado a partir de sus experiencias y conocimientos. Es su verdad, su forma de ver el mundo. Las situaciones conflictivas, no se resuelven indicando que nuestra Lógica es buena, se resuelven analizando la Lógica de los demás, se resuelven conociendo las normas, creencias y valores de una persona, se resuelven llegando a su razonamiento inductivo. Y al pensamiento inductivo, se llega escuchando a las personas cuando hablan. Detrás de cada juicio, de cada aseveración que una persona pronuncie, busque qué apoya a ese juicio, qué inferencia ha creado la persona para dar esa afirmación y conocer a la persona, así podrá trabajar su afinidad y creará influencia sobre ella.

Deja una Respuesta

¡Se el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz